Chrysallis

En estos tiempos de quedarse en casa y de quietud, se viene a mi mente la imagen de la crisálida y un suceso extraordinario que aconteció en mi temprana infancia, que marcó en mi mente una forma de pensar y de ver la vida.

A la edad de 3 o 4 años, mi hermana y yo, pasábamos unas horas al cuidado de una vecina, no recuerdo su nombre, sólo sé que era la madre de Chavela. Me encantaba estar en esa casa! Ni bien llegaba, mi hermana se ponía a jugar con Chavela y yo a buscar bichos por el huerto, si tenía la gran suerte de encontrarme un sapo, la madre de Chavela, dejaba que me lo llevara a casa, para escándalo de mis vecinas que me veían pasar dándole besos a sapos que apenas podía agarrar con las dos manos!

La madre de Chavela, era una mujer de campo, acostumbrada al huerto y a la observación de la naturaleza, era agradable pasar las tardes con ella. Un día me dio una cajita de cartón, sólo me dijo que cada tanto la abra y observe. Dentro tenía algo rarísimo, era como un gusano en forma de huso de color marrón lustroso, tenía como el relieve de ojos y patas pero estaban rígidos, sin movimiento, el abdomen tenía unos anillos, que era lo único que a veces movía de forma ondulante.

Con 3 o 4 años se imaginarán que al principio abría la caja cada cinco minutos, pero al pasar de los días fui dejando de lado esta actividad, hasta olvidarme completamente de la caja. No sé realmente cuánto tiempo pasó , si fueron semanas o meses, pero un día escuché un ruido que venía del armario donde había escondido la caja, me apresuré a abrirla, y al hacerlo no podía creer lo que veía! Para la mente de un niño que nunca había visto algo así y que no sabía nada de metamorfosis y esas cosas, lo que había sucedido dentro de esa caja no podía ser otra cosa que un milagro, un suceso mágico e inexplicable!

Una enorme mariposa gorda y amarilla trepó por la pared de la caja sus alas tenían dibujados círculos negros y anaranjados y sus antenas eran como pequeñas plumas, en el fondo de la caja yacía la cáscara del gusano, entonces, de repente EL GUSANO ERA LA MARIPOSA!!!

Para una mente adulta que comprende lo que está pasando, puede que esto no tenga mayor relevancia, pero para un niño que está descubriendo la vida, esto puede ser todo un acontecimiento.

Esta experiencia formuló en mi mente la convicción de que las cosas pueden cambiar, que de lo incomprendido, de lo doloroso, de la introspección, etc, pueden surgir y surgen los cambios más asombrosos y positivos, en estos tiempos donde muchas personas mueren en soledad, donde es inevitable el dolor de los que quedan y donde nos vemos forzados al recogimiento, espero que sea nuestro tiempo de crisálida y que la humanidad entera cambie hacia unos valores verdaderos, donde nuestros desmesurados hábitos consumistas como de gusanos que todo lo devoran, cambien a hábitos que construyan, que colaboren entre nosotros y con la naturaleza, como las mariposas que polinizan las flores mientras se alimentan y juegan. Que las muertes, el dolor y el confinamiento, no sea en vano…

Con la cabeza en estas reflexiones, pero con las manos ya en el taller, he creado una nueva colección, chrysallis, aún está en su face inicial, pero os comparto algunas fotos, espero que os guste y espero también vuestros comentarios!!

Perla crisálida
Collar crisálidas avorio
Collar crisálidas azul

Una respuesta para “Chrysallis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s